Las señas de identidad del siglo XXI son los avances tecnológicos y, paradójicamente, la falta de desarrollo en la vida emocional de las personas. La insatisfacción parece haberse instalado en el corazón de los seres humanos que buscan desesperadamente la solución a sus males existenciales. En un mundo donde mucha gente tiene cubiertas sus necesidades materiales básicas, el hambre emocional campa a sus anchas y no es patrimonio de ninguna clase social en exclusiva. Sentadas las bases del desasosiego existencial, es muy fácil llamar la atención y hacer morder el anzuelo a unos seres humanos desconectados de su alma. ¿Cómo? Introduciendo nuevas modas, creando productos de márketing que hay que comprar, poseer y consumir.

Pero sólo el amor puede satisfacer el hambre de amor. Sin amor somos proclives a caer en las diversas trampas que nos presenta el consumismo. Las mujeres han caído. Y los hombres también: les han vendido la idea del hombre «metrosexual», pero no se llega al corazón a través de cosméticos y lencería fina.

¿Pueden los hombres amar? ¿Han renunciado las mujeres a la posibilidad de tener un hombre que las ame y por eso se han apuntado al carro de fomentar hombres metrosexuales, por aquello de «si no puedes tener un hombre que te ame, al menos ten un bello ejemplar que adorne tu casa»?
 

Prólogo

 


El informe sobre El Homo Enamoratus en el siglo XXI

Rosemary es una gran profesional de la publicidad, curiosa, inquieta e inteligente. Su vida se centra en su trabajo y no tiene mucho tiempo para salir a ligar y buscar pareja. Pero esto tampoco le preocupa demasiado, porque se siente feliz tal y como vive.

Reflexionando sobre los valores de la nueva sociedad, se da cuenta de que algo no funciona en el mundo del amor. La soledad campa a sus anchas en un mundo supercomunicado, y las personas acuden a las celestinas de internet, las webs de contacto, esperando encontrar a la pareja de sus sueños.

Como resultado de su investigación, Rosemary elabora un informe describiendo los grupos de hombres que existen en la sociedad, como si se tratara de un estudio de mercado. El resultado es sorprendente y divertidísimo. Estos son los tipos de hombre que aparecen en el informe:
 

  1. Homo Escapatus
  2. Homo Atrapatus
  3. Homo Casatus
  4. Homo Asustatus
  5. Homo Mariposatus
  6. Homo Florerusatus
  7. Homo Sacrificatus
  8. Homo Amantis
  9. Homo Modernitatus
  10. Homo Damiselatus
  11. Homo Re-evolutionatis
  12. Hombre Metroemocional


Como el más evolucionado de esos grupos, Rosemary define el de los hombres con mayor capacidad de amar; hombres capaces de reconocer sus emociones, para los que estar en pareja es una responsabilidad. Se trata del tipo de hombre con más posibilidades de éxito en el campo del amor: el HOMBRE METROEMOCIONAL.

Descubre de la mano de Rosemary dónde se encuentra el Hombre Metroemocional... Y qué hay que hacer para conseguirlo.

HOMBRE METROEMOCIONAL

Definición del Hombre Metroemocional:
 

  1. Hombre con capacidad de amar.
    No distingue los valores humanos en términos de “masculino” y “femenino”. Todos somos iguales. No siente la necesidad de “ponerse por encima” de las mujeres.
  2. Prefiere la soledad antes de vivir una relación falsa.
  3. Aprecia que una mujer sea libre, independiente, y que exprese su opinión, respetándola siempre.
    Sabe hablar sobre sus emociones.
  4. Es responsable de sus actos, asume sus errores.
    No se implica en una relación sin haber pensado antes en las ventajas y los inconvenientes.
  5. No es ligón.
  6. Es abierto, amable, sensible, cariñoso, con carácter, decidido, humano, colaborador, amigo, atento, sincero, tolerante.
  7. Le gustan los niños. Juega con sus hijos.
  8. Habla bien de sus padres.
  9. No critica a su ex-mujer.
  10. Le gusta viajar solo.
  11. No teme a las mujeres.
  12. Comparte la co-responsabilidad en la relación de la pareja.
  13. No está interesado en usar el romance para conseguir sexo.
  14. Quiere que una mujer le ame por quien es, no por lo que tiene.
  15. Le encantan las mujeres más inteligentes que él.
  16. Le gustan las mujeres independientes, que sepan arreglárselas sin él. De esta manera, si está con él será porque le quiere de verdad, no porque le necesita.
  17. No le gustan las mujeres superficiales que basan todo su valor en lo físico.
  18. Es sincero. No dice nada que no pueda mantener al día siguiente.
    No va de rescatador de damiselas por la vida.
  19. Es el líder de su vida. No hace nada que no quiera hacer.
  20. Sabe que las buenas relaciones se escriben despacito y con buena letra, con confianza, sinceridad, amistad y amor.